SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

miércoles, 22 de enero de 2014

Dudas y preguntas que los padres se hacen sobre la Fibrosis Quística





¿Porque le ha tocado la fibrosis quística a mi hijo/a?
“La indicación mas sensata es no intentar dar respuestas racionales que expliquen lo que en realidad no tiene explicación”.Bermejo JC.

Para esta pregunta no tenemos respuesta y al quedarnos en ella solo conseguimos aumentar el sufrimiento ante lo que escapa a nuestro control.

Cuando se piensa que esta pregunta no tiene respuesta es cuando empezamos a solucionar la frustración en la que se vive mientras se la esta uno planteando. 
Renunciar a darse respuesta implica una gran fortaleza personal y otorga una profunda
serenidad y paz interior.
Aparte de la inexistencia de respuestas concretas, existe la posibilidad de hacernos otras preguntas que favorezcan un afrontamiento mas adaptativo a la situación.  Las preguntas  que nos pueden ayudar estan mas en la linea de “que puedo hacer con esto que me esta sucediendo” o “con que actitud puedo afrontar mi situación”.

Según el psiquiatra vienes Victor Frankl, quien sobrevivió a un campo de concentración “es posible encontrar un sentido a la vida en todo tipo de circunstancias, incluso en las mas adversas”.

¿Porque me siento culpable de que mi hijo/a tenga FQ?

El origen de este sentimiento podemos encontrarlo en nuestra infancia, en nuestro sentido exagerado de la responsabilidad o en nuestra imagen interior mas o menos rígida de lo que “deberia ser”, del hijo/a ideal  o del padre/madre ideal que nunca seremos. Cuando la realidad choca con ese modelo interiorizado ideal-irreal (“yo debería evitar todos los males a mi hija”, “mis genes deberían ser perfectos”…), surge en algunas personas el sentimiento de culpa.

Este sentimiento es muy desagradable y crea mucha angustia, pero lo verdaderamente dañino no es sentirse culpable, sino quedarse estancado en este sentimiento sin avanzar. 

Cuando la culpa implica a los hijos es especialmente peligroso, no solo por el sufrimiento emocional que nos causa, sino porque para aliviar la culpa cambiamos nuestros patrones educativos haciéndonos demasiado permisivos o sobreprotectores, lo que dificulta el proceso de crecimiento y madurez que permitirá a nuestros hijos ser adultos seguros y autosuficientes.

Para avanzar en el sentimiento de culpa es necesario cambiar nuestros “deberias” por otros mas flexibles/realistas y aceptar que las cosas están como están, y que cada persona da la mejor respuesta que puede a cada situación.

 Extraído del Libro "101 preguntas sobre Fibrosis Quística
Federacion Española de Fibrosis Quistica  www.fibrosisquistica.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada