SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

lunes, 8 de octubre de 2012

Tobramicina inhalada: Más allá de las mejoras respiratorias

¿Porque está indicado el uso de Tobramicina en pacientes con FQ? ¿En qué pacientes está indicada? En los pacientes con Fibrosis quística el principal germen involucrado es Pseudomonas aeruginosa. En niños de 2 a 5 años se ha visto que el 24 % de ellos tienen este germen en sus vías aéreas y que ese número se incrementa con la edad llegando a representar más del 70% en pacientes mayores de 18 años de edad. La infección crónica por Pseudomonas es el principal factor que causa disminución de la función pulmonar y determinan la mortalidad a largo plazo. Las guías europeas de consenso, así como las de la CFF recomiendan antibióticos nebulizados para la terapia de mantenimiento en pacientes con fibrosis quística e infección crónica por Pseudomonas aeruginosa. Dos formulaciones de tobramicina para inhalación están disponibles en Europa y Estados Unidos (Tobi, Novartis AG, de Suiza y Bramitob, Chiesi Farmaceutici SpA, Italia). Los datos de una serie de estudios controlados aleatorizados en pacientes con fibrosis quística leve a moderada e infección crónica por P. aeruginosa muestran que tanto el tratamiento de Tobi como Bramitob mejoran significativamente la función pulmonar y reducen la densidad de P. aeruginosa en el esputo. Otros beneficios, tales como la mejora nutricional del paciente y la reducción de la necesidad de hospitalización, menos antibióticos sistémicos utilizados contra pseudomonas y menos pérdida de productividad en los pacientes también se han documentado con Tobi y Bramitob. El depósito pulmonar de tobramicina inhalada y las concentraciones en esputo son bastante elevadas (10-25 veces mayor que la concentración inhibitoria mínima) y la absorción sistémica es extremadamente baja. Al pasar poca cantidad a sangre cuando es utilizada por vía inhalatoria tiene poco o prácticamente nulo efecto tóxico. Ambas formulaciones de tobramicina inhalada se toleran bien, sin evidencia de insuficiencia renal o de ototoxicidad. El tratamiento hace que sea posible mejorar la función respiratoria, disminuir la colonización de los bronquios con Pseudomonas aeruginosa, y, en muchos casos, lograr su erradicación. Tobramicina inhalada reduce la cantidad de sustancias (citocinas) inflamatorias en el esputo de pacientes con fibrosis quística, lo que hace más lenta la inflamación pulmonar y el daño irreversible. Las citocinas también son las responsables en el paciente colonizado de la fiebre que pueden presentar así como de la inapetencia que muchas veces acompaña a la infección crónica. Se puede desarrollar resistencia bacteriana, pero no parece ser clínicamente importante, con la misma respuesta al tratamiento con Tobramicina a pesar de la presencia de resistencia en los cultivos in vitro del paciente. Mayor adherencia del paciente se puede lograr mediante la reducción del tiempo de nebulización, ya sea mediante el uso de Bramitob, que se formula en un volumen más pequeño que Tobi, con nebulizadores de nueva generación como el EFlow Rapid, o con la nueva presentación de Tobi en polvo seco recientemente aprobada. Por todo ello, no sólo está indicada en el paciente con lesión pulmonar severa sino en todos los pacientes que presenten colonización en forma persistente así como en aquellos que presenten colonización inicial o reciente a fin de poderla erradicar. En el paciente con colonización crónica el uso adecuado es en ciclos de 28 días, seguidos de 28 días de descanso y luego se repite en forma crónica.(28 días si, 28 días no) En conclusión, la inhalación de tobramicina no sólo mejora la función pulmonar en pacientes con fibrosis quística, sino que también ofrece otros beneficios que repercuten en los costos de salud y la calidad de vida del paciente. www.cysticfibrosisnews.com/ - Conferencia Europea de Fibrosis quística - junio 2012 Dublin - Irlanda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada