SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

martes, 11 de mayo de 2010

Problemas musculo esqueléticos en Fibrosis quística - Parte II



El control del movimiento y de la postura resulta de la interacción de todos los sistemas del cuerpo, por lo tanto hay que optimizar el sistema musculo esquelético, neuromuscular y cardiopulmonar.

¿Cómo podemos hacerlo?
Para prevenir problemas y optimizar esta interacción es fundamental que incorporemos el ejercicio en nuestra vida y en la de nuestros hijos si son ellos los afectados.

Se recomienda utilizar ejercicios respiratorios, ejercicios Aeróbicos, y también Anaeróbicos.

También se pueden con ayuda de un terapista adicionar la terapia física
Dentro de la terapia física hay ejercicios que mejoran la flexibilidad de la columna y de las grandes articulaciones, luego veremos algunos ejercicios para mejorar la flexibilidad. En el próximo post veremos estos ejercicios.

Dentro de los ejercicios respiratorios podemos practicar los ejercicios de Re-educación de la respiración: respiración diafragmática y respiración de labios fruncidos (ver el post sobre ellos). También es conveniente efectuar entrenamiento de los músculos inspiratorios y los ejercicios de Huff y tos controlada de los que ya hemos hablado en post anteriores.

En niño pequeños se puede practicar haciendo burbujas, cantar, tocar instrumentos de viento como ocarinas, flautas…

Ejercicios que mejoran la movilidad del tórax:

*Se pueden jugar con un bate y pelota o simplemente con una pelota y arrojar la pelota de forma tal que nos obligue a levantar los brazos sobre la cabeza.
* Saltar con una soga o cuerda.
* Deportes de equipo como basquetbol, Futbol soccer,
* Practicar Pilates o Yoga: sobre todo en Yoga se practican ejercicios respiratorios y posturas que ayudan al paciente con problemas respiratorios.

Ejercicios que mejoran el acondicionamiento:
•Caminar o correr
•Andar en Bicicleta
•Nadar
•Trampolín
•Practicar skate o skateboard

Encuentra una actividad divertida, no demasiado competitiva, la idea es hacer algo que nos divierta y a su vez nos mantenga el acondicionamiento muscular.
Proponernos metas a cumplir cada semana e irlas incrementado según nuestra tolerancia.
Conversar con nuestro doctor como esta nuestra capacidad pulmonar y como oxigenamos a fin de no forzar nuestro cuerpo.
Siempre podemos hacer ejercicio pero cuando nuestras pruebas funcionales respiratorias están más afectadas necesitamos que el ejercicio sea supervisado y a veces necesitamos oxigeno suplementario.

¿Cuánto tiempo debemos practicar ejercicio?
El ejercicio deber ser practicado para que nos proporcione beneficio alrededor de 20 a 30minutos, tres veces a la semana. Se debe ajustar al nivel de tolerancia de cada uno.

Evitar la deshidratación:
No olvidarse de tomar suficiente agua y recibir aporte extra de sal cuando hacemos ejercicio ya que al sudar perdemos gran cantidad de sal, especialmente en verano y en climas cálidos.

Evitar la pérdida de peso:
Conversar con nuestro Nutriólogo/a para que nos recomiende la dieta a llevar para no perder peso.

Terapia respiratoria:
Mucha gente con FQ siente que puede realizar mejor el ejercicio si previamente al mismo efectúa una sesión de nebulización y terapia respiratoria. A su vez el ejercicio en si mismo nos ayuda a limpiar nuestros pulmones del exceso de flemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada