SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

lunes, 4 de julio de 2011

¿Podrían Aspirina y otros medicamentos anti-agregantes de plaquetas ayudar a los pacientes con Fibrosis quística?



Las plaquetas son fragmentos o partecitas de unas células llamadas megacariocitos que están en la medula de los huesos donde se “fabrican “ los elementos de la sangre. Hasta hace unos años solo se conocía que las plaquetas intervenían en la coagulación de la sangre formando el coágulo. Pero desde hace unos años se ha descubierto que ellas cumplen otras funciones y que intervienen como “células de defensa” y en la inflamación.
Las plaquetas parecen estar involucradas en muchas enfermedades pulmonares que cursan con inflamación por ejemplo: en el asma, en la fibrosis quística, en la llamada Lesión pulmonar aguda entre otras.
En fibrosis quística parecen ser particularmente importantes, aunque todavía no conocemos bien como es que las plaquetas se activan, pero una vez activadas liberan sustancias que atraen otras células al lugar de la infección o inflamación ( el pulmón): atraen Leucocitos, especialmente neutrófilos quienes son los que producen con el tiempo el daño pulmonar y la caída de la función pulmonar.
Algunos investigadores creen que diferentes factores en la Fibrosis quística tales como deficiencia de vitamina E, alteraciones en el nivel de algunos ácidos grasos o factores dependientes del CFTR alterado son los que producen la activación de las plaquetas.
Otros científicos piensan que la activación se debería a las infecciones que presentan las personas con FQ, sobre todo Pseudomonas Aeruginosa podrían ser los que inicien o potencien la activación de estos elementos.
Sea cual fuera el factor iniciador de la activación de las plaquetas, estas al ser activadas parecen estar involucradas en la progresión de la lesión pulmonar. Los medicamentos anti-inflamatorios podrían ayudar, al frenar la reacción inflamatoria.
La aspirina, que es un anti-agregante plaquetario, ha quedado claramente demostrado que es beneficiosa en la enfermedad arterial coronaria y podría ser de utilidad en otros enfermedades inflamatorias, incluyendo la FQ. En dos informes un pequeño número de pacientes con FQ se trataron con aspirina durante 1 semana. En ambos estudios, hubo una diferencia estadísticamente significativa en la reducción de metabolitos urinarios inflamatorios después de la terapia de aspirina.
Aunque la aspirina podría estar contraindicada en pacientes con riesgo elevado de hemorragia debido a la hemoptisis o varices esofágicas y no sería apropiado para niños muy pequeños que podrían estar en riesgo del Síndrome de Reye inducido por aspirina.
Todavía falta efectuar mas estudios para poder utilizar este tipo de medicamentos, pero es importante conocer los mecanismos responsables de la lesión en el pulmón lo que permitirá evaluar nuevas drogas para detener el daño pulmonar.

Traducido y resumido de:
The inflammatory role of platelets in cystic fibrosis- O’Sullivan B and Michelson A-
American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine Vol.173:483-90-2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada