SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

domingo, 25 de septiembre de 2011

Fibrosis quística : Consejos para una buena comunicación en la escuela



Volver a los días escolares con necesidades médicas especiales:
Una buena comunicación es una habilidad crítica con la que muchos de nosotros simplemente no nacimos. La buena noticia es que las habilidades de comunicación pueden ser fácilmente aprendidas.

Cuando un niño tiene necesidades médicas especiales,las habilidades efectivas de comunicación son especialmente importantes. Estos son algunos consejos para comenzar el año escolar.

1. Comunicar por adelantado acerca de las necesidades de su hijo. Antes de que empiecen las clases, platicar sobre las necesidades de su hijo con el personal escolar. Asegúrese de documentar todo por escrito, sobre todo los acuerdos que se tomen.

2. Solicitud, no demanda. Algunas personas llegan a una reunión con personal de la escuela con una larga lista de demandas y una actitud que dice, "Hazlo o de lo contrario". Llamamos a esto el enfoque de Sargento. El enfoque que usted tome , el tono, tanto para la reunión en curso y tal vez su para su relación con la escuela durante varios años, es muy importante.

Es un arte ser un defensor efectivo para su hijo .No exigir, sino de amistad y cooperación, Puede ser una línea muy fina a veces.

Recordar "ser firmes, pero no agresivo" hay una gran diferencia. Ser agresivo es decir a otros lo que tienen que hacer y no siempre es eficiente. Ser asertivo es decir a otros lo que necesitamos.

Agresivo: Es necesario mover a mi hijo lejos de ese otro chico que está tosiendo.

Asertiva: Le agradecería si pudiera mover a mi hijo de la joven que tose para que no se enferme.

La naturaleza humana, dice que cuando uno exige, el otro se resiste. La agresión y exigencia por lo general no nos llevan muy lejos. Sin embargo, compartir lo que tenemos y el hablar amablemente por lo general, resulta en cooperación. Tenga en cuenta que esto es cierto con nuestros hijos y cónyuges, también.



La mayoría de los profesores están dispuestos a hacer lo correcto para su hijo dentro de lo razonable cuando se le pide amablemente. Preguntar, discutir, negociar y resolver problemas.

3. Sea consciente de cómo su estilo de crianza afecta a su hijo en la escuela. La relación entre niños, padres, maestros y administradores de la escuela es muy dinámica. Si se ciernen sobre su hijo como un helicóptero turbo en la escuela, afectará a su reputación y sus relaciones con el personal. Esto también puede pasar a su hijo en el aula, tanto con los maestros y los otros niños.

Tan injusto como parece, los maestros se forman opiniones acerca de sus estudiantes y, al igual que todos los seres humanos, preferimos a unos sobre otros. Los padres son definitivamente una parte de esta ecuación. Es la naturaleza humana hacer un esfuerzo adicional por alguien que te gusta. Por lo tanto, ser agradable es muy bueno.

4. Ser un solucionador de problemas, no un dedo acusador. Cuando las cosas van mal, es muy fácil enojarse y culpar a los maestros y compañeros de clase en vez de mirar el papel que nuestro hijo pudo haber jugado en la causa del problema. Recuerde, siempre hay dos lados en cada historia.

traducido de

http://www.happyheartfamilies.com/SchoolIssues.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada