SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

lunes, 12 de diciembre de 2011

Tos, flemas y gérmenes en la vía aérea:



En pacientes con diferentes enfermedades pulmonares crónicas como: Asma, Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y fibrosis quística diferentes gérmenes o bacterias parecen ser los responsables del desarrollo, persistencia o empeoramiento de estas enfermedades a nivel pulmonar.

En nuestro cuerpo, aún estando sanos conviven gérmenes, que no nos causan enfermedades, por el contrario en muchos casos son beneficiosos. Por ejemplo a nivel del intestino las bacterias que lo colonizan ayudan en la síntesis de vitamina K.

Por otra parte, existe un delicado balance entre la respuesta inmune y las poblaciones o comunidades de gérmenes que habitan diferentes órganos o sistemas del cuerpo humano.

Investigaciones recientes han demostrado que en la vía respiratoria de personas sanas existen una cantidad de bacterias que conviven o “Microbiota”. Antes se pensaba que el pulmón y la vía aérea inferior era un entorno estéril o sea “sin gérmenes”

La composición de esa flora o Microbiota bacteriana es diferente entre personas sanas y personas con diferentes enfermedades respiratorias.

En personas con Asma se ha demostrado que la presencia de algunos gérmenes se asocia a mayor hiperreactividad bronquial y diferente respuesta al tratamiento.

En bebes menores de 1 mes de edad se han obtenido cultivos de faringe y el cultivo demostró la presencia de Neumococo, Haemophillus y / o Moraxellas en el 21% de los niños. En estos bebes colonizados por uno o más de estas bacterias se detectó mayor frecuencia de pillido o sibilancias persistentes en los primeros cinco años de vida y mayor diagnóstico de asma a los 5 años.

En la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC las infecciones bacterianas actúan como desencadenantes de recaídas. En estos pacientes hasta un 50 % tiene colonización por diferentes bacterias aunque estén estables.

En las personas fumadoras las bacterias colonizan la vía aérea porque el tabaco altera el mecanismo de limpieza de la Vía aérea o clearence mucociliar, favorece que las bacterias se adhieran al epitelio y además altera la respuesta inmune o de defensa.
En niños “fumadores pasivos” (que son aquellos expuestos al humo del tabaco en la casa) el humo interfiere de la misma manera y favorece los cuadros respiratorios.

En niños y jóvenes con Fibrosis quística, que tienen enfermedad pulmonar leve y buena función pulmonar se encuentran en su vía aérea una diversidad de gérmenes muy grande. En cambio cuando la enfermedad progresa,y se hace más severa, predominan uno o dos tipos de bacterias en particular P. Aeruginosa.

A lo largo de la vida de un paciente con FQ las poblaciones de gérmenes van cambiando y se han detectado más de 1837 clases de organismos.

Cuando una persona con FQ toma antibióticos por un cuadro respiratorio, la variedad de bacterias se reduce grandemente y tarda en recuperar una composición similar a la previa al antibiótico entre uno y dos meses.

Pudiera ser beneficioso manipular la “microbiota” para promover diversidad beneficiosa y modular la conducta de algunas bacterias para competir con otras y que no dominen la vía aérea, redundando todo esto en mejor función pulmonar.

traducido y adaptado de:
Microbial Diversity in the CF Lung - Susan Linch
34° European Cystic fibrosis Conference – Hamburgo Junio 8-11- 2011.

The Emerging Relationship Between the Airway Microbiota and Chronic Respiratory Disease -Yvonne J Huang- S Linch. Expert Rev Resp Med. 2011;5(6):809-821.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada