SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

miércoles, 2 de enero de 2013

Consejos para padres en este comienzo de año




Ser padre no es para los débiles de corazón! Educar a los niños a través de sus etapas de desarrollo es bastante difícil, los padres de niños con fibrosis quística tienen que enfrentar retos adicionales a lo largo del camino.
Cuando sabemos cuáles son los problemas, se hace mucho más fácil evitarlos! Así que echemos un vistazo a algunos de los retos que enfrentan los padres en la crianza de los niños con fibrosis quística, esto es válido para niños con otros problemas de salud.

1-Trate a su hijo con FQ igual  que a sus otros hijos. Las personas con FQ viven más tiempo, con vidas felices, gratificantes y productivas. Tienen familias y carreras. No deje que las estadísticas desalentadoras bajen sus expectativas. Situar en lo alto (pero razonable) las expectativas para el trabajo escolar, tareas, deportes, actividades extracurriculares y buen comportamiento.

2- Los niños aprenden a hacer frente a los tiempos difíciles, observando y aprendiendo de sus padres. Los padres que lidian bien con los problemas, manejan su frustración, se comunican de manera sana y expresan su  optimismo  son mucho más propensos a criar a niños que tienen confianza, son responsables, y tienen  esperanza.

3-Cuida de ti mismo. Esto no sólo es importante para evitar el desgaste, sino que de nuevo, se establece el modelo para los niños. Esto significa que los padres deben tomarse el tiempo para citas nocturnas y para el auto cuidado. Esto también significa que los padres no deben tolerar la falta de respeto de los hijos. Fijar límites saludables en torno a las múltiples demandas que vienen con la crianza de un niño con necesidades especiales de salud.

4-Aprender habilidades efectivas de crianza.. No hay sustituto para saber cómo desactivar una discusión, el establecimiento de límites sin luchas de poder , compartir el control de manera adecuada, la participación en la solución de problemas mutuos y adecuada comunicación sobre temas difíciles. Regañar, gritar, sobornando, amenazar no son eficaces en el largo plazo, sobre todo en cuestiones médicas.

5-Haga su mejor esfuerzo para no mostrar frustración. Por supuesto, nos sentiremos frustrados   una y otra vez en este  "trabajo de la  crianza de los hijos." Y eso está bien! Todos somos humanos. El problema comienza cuando nos expresamos  con ira, amenazas, advertencias y persistente. Charles Fay, autor de Amor y Lógica dice: "La ira y la frustración son un combustible para el  mal comportamiento." Así que aprender a responder adecuadamente en momentos de frustración. 


6-Asegúrese de que su hijo tiene exacta, y apropiada información sobre la FQ  de acuerdo  a su edad. Dar respuestas honestas mezcladas con esperanza cuando les hacen preguntas difíciles. Su hijo se dará cuenta de que sus emociones - tanto positivas como negativas - así que asegúrese de obtener sus propios sentimientos de preocupación y miedo bajo control antes de discutir temas difíciles con su hijo.
Si su niño no hace preguntas sobre la FQ, tomar la iniciativa para enseñar sobre la FQ incluyendo las posibles consecuencias de no cuidarse. En algún momento, sus hijos se tropezaran  con información difícil y lo mejor es que lo hayan oído de usted en primer lugar; presenta la materia con la mayor naturalidad, con amor y optimismo.

En el próximo post seguiremos con estos consejos...



Traducido de http://www.cysticlife.org        Life after the diagnosis - A parent’s guide to healthy living with cystic fibrosis   por Lisa C. Greene - mamá de dos niños con fibrosis quística, autor, conferencista y entrenador de padres

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada