SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

jueves, 10 de mayo de 2012

Consejos prácticos sobre las enzimas




Las enzimas pancreáticas son tomadas por muchas personas con fibrosis quística para ayudar a absorber los nutrientes en los alimentos que están comiendo. Para aquellos que toman las enzimas, la falta de una dosis antes de una comida puede significar un gran dolor de estómago y posiblemente varios viajes al cuarto de baño. Entonces, ¿cómo hacer para tenerlas ala mano y recordar que hay que tomarlas?
Estos son algunos consejos de otros en la comunidad de CysticLife:

* Mantenemos un suministro de emergencia en un pequeño pastillero, en los llaveros de dos de nuestros coches para cuando nos olvidamos de la bolsa de medicina. - Sarah, la madre de 3 años de edad con fibrosis quística.

* Tenía problemas para recordar las enzimas de mi hijo en un primer momento, así que empezamos a tenerlas por todas partes. Tenemos una botella en la cocina, en la bolsa de pañales, en mi bolso y en casa de su abuelo. - Raquel, madre de 2 años de edad con fibrosis quística.

* Guardo las mías en un monedero de aspecto atractivo. - Abril, de 37 años de edad con fibrosis quística.

*Tenemos pequeños envases para los bolsillos, bolsos, y la guantera del carro. También cada miembro adulto de la familia tiene un pequeño envase. Yo etiqueto los envases con stickers con el nombre de mi hijo y nuestro número de teléfono y la frase "son enzimas digestivas - Devuelva" por si las dejamos en la mesa de un restaurante -. Caroline, madre de 7 años de edad con fibrosis quística.

* Las guardo en la casa, así que siempre las veo. Cuanto más las veo, es más fácil para que me acuerde de tomarlas. - Katie, de 21 años con fibrosis quística.



*Guardo una botella en casa de toda la gente que visito a menudo. Tengo una en casa de mi madre, en las casas de mis amigos, de mis suegros. Es decir que si voy a su casa más de una vez al mes, tengo una botella allí. - Ronnie, de 32 años con fibrosis quística.

* Se nos permitió llevar las enzimas con nosotros a la escuela. Así que mi mamá pone una botella pequeña (mas o menos una dosis) de las enzimas en mi lonchera todos los días desde el primer grado. De esa manera yo las veo, y recuerdo que debo tomarlas antes de mi comida. - Lauren, de 21 años con fibrosis quística.

* Todas aquellas personas amigas o familiares que pudieran llevarse a mis hijos de visita a su casa tienen un suministro de tres días de enzimas. - Susana, madre de dos niños con fibrosis quística.

Traducido de CystiLife.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada