SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

domingo, 18 de agosto de 2013

Microbiota intestinal y respiratoria en niños con Fibrosis quística: ¿cuál es la interacción?





 Imagen de    MBio 2012 Aug 21;3 (4). pii: e00251-12. doi: 10.1128/mBio.00251-12.

 En Fibrosis Quística el daño pulmonar causado por la colonización crónica de las vías respiratorias es la causa que lleva a insuficiencia respiratoria.
Se sabe muy poco del papel que desempeña el microbioma del pulmón en pacientes pediátricos y adultos con fibrosis quística.
En este estudio se examinó el desarrollo de la  microbiota respiratoria e intestinal en lactantes con Fibrosis quística  desde el nacimiento hasta los 21 meses.

Diferentes géneros bacterianos dominan  el intestino en comparación con aquellos en el tracto respiratorio, sin embargo, algunas bacterias se superponen, y las encontramos en ambos como  Veillonella y Streptococcus. 


Hubo un alto grado de concordancia : las mismas bacterias  aumentaban o disminuían al mismo tiempo en ambos compartimentos.


El aumento de un tipo determinado de bacteria  en el intestino, era seguido por  aumento en el tracto respiratorio, o sea la aparición de una bacteria en el intestino nos avisaba que prontamente haría su aparición a nivel respiratorio. 


Ciertas bacterias se asocian con lactancia materna ,otras  con la introducción de alimentos sólidos etc.

La lactancia materna y la introducción de alimentos sólidos parece favorecer el desarrollo de una microbiota protectora. 


Además, un  cambio en la dieta daba por resultado  un cambio en la microflora respiratoria, lo que sugiere un enlace entre la  nutrición y el desarrollo de las comunidades microbianas en el tracto respiratorio.


Nuestros hallazgos sugieren que el factor nutricional y los patrones de colonización del intestino son determinantes del desarrollo de la microbiota del tracto respiratorio en los lactantes con FQ y nos da oportunidades para  evaluar la respuesta en la FQ con diferentes  estrategias como el uso de  probióticos entre otras.


Traducido  y adaptado de MBio 2012 Aug 21;3 (4). pii: e00251-12. doi: 10.1128/mBio.00251-12. Print  2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada