SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

domingo, 11 de octubre de 2009

Terapia con células madre y Fibrosis Quística



Células madre adultas son encontradas en diferentes lugares del cuerpo incluyendo cerebro, hígado, medula ósea, vasos sanguíneos etc…
Los científicos creen que están “dormidas” en los tejidos hasta que ocurre la lesión o daño, entonces ellas se diferencian en las células que necesitan reemplazar.

¿El pulmón tiene células madres propias?

Si, parece que tiene células madre que se encargarían de reparar cuando ocurre alguna lesión o enfermedad, pero todavía no se ha podido identificar cuales serian las células “multipotenciales” que podrían cumplir esa función.

Existen en el epitelio que cubre la vía respiratoria unas células que se llaman basales y parece que esas podrían ser las células madres locales del pulmón.
Pero el otro problema parecería ser que esas células madres locales no alcanzan a reparar el daño si este es muy importante-

¿Que otras células madre pueden utilizarse para reparar el daño pulmonar en enfermedades como fibrosis pulmonar y Fibrosis quística?

La medula ósea que está en los huesos tiene células madre hematopoyéticas y mesenquimales que se sabe pueden adoptar la forma y función de células de otros tejidos.
Krause y col en el 2001 demostraron injertos en varios órganos y tejidos a través de la infusión de una única célula madre.

Un ratón hembra fue irradiado letalmente para destruir su medula ósea. Luego se le hizo una infusión de una única célula madre hematopoyética de un ratón macho.
Esta única célula transfundida fue capaz de repoblar la medula ósea con todas sus líneas celulares y también se injerto en varios órganos. Hasta el 20 % del tejido pulmonar de la rata hembra contenía Cromosoma Y (masculino). Cell 2001; 105:369-77

Modelos en humanos fueron también probados por diferencias de sexo entre donante y receptor: Mujeres receptoras de M.O. de varones mostraron injertos pulmonares de células masculinas endoteliales y epiteliales y a la inversa , donante femenino y receptor masculino produce células femeninas en el pulmón del receptor. Suratt et al-Am J Respir. Care 2003 ;168:318-22
Estudios cuantitativos revelaron que el mayor nivel de injerto ocurre en sitios donde hay mayor lesión, las células madres son “reclutadas” por el pulmón dañado para ayudar en su reparación.
Aunque este injerto pulmonar no ha sido confirmado en todos los estudios, parece que si ocurre pero en muy pequeño porcentaje.

La reparación pulmonar parece ser un fenómeno tanto local como por células madre circulantes.

Terapia génica
Las células madres pueden ser genéticamente modificadas, luego trasplantadas e injertarse en pulmón para curar enfermedades como la Fibrosis Quística.

En un estudio se usaron células madres y se mezclaron en cultivo con células de epitelio respiratorio de pacientes FQ. Las células madres fueron capaces de diferenciarse en células epiteliales y parcialmente corregir el defecto del CFTR.

Células madre embrionarias
Estas son cultivadas de blastocitos en desarrollo (embriones) y son pluri o totipotenciales
Tienen la habilidad de desarrollar todas las células del cuerpo, incluidas las cel. epiteliales de la Vía aérea.
Problemas: riesgos de transformación maligna y dilemas éticos.

Posibilidades terapéuticas

Las células madres tienen muchas aplicaciones a nivel pulmonar.
Enfermedades Agudas: SDRA
Enfermedades Crónicas: Enfisema, fibrosis pulmonar, fibrosis quística.

Controversias y dudas
¿Qué células se deben injertar?
¿El injerto realmente ocurre?
¿Se pueden desarrollar tumores con estas células madres injertadas?
¿No serán estas células rechazadas?
¿Pueden las células injertadas producir más daño que reparación?

Estas y otras mas son las dudas sobre el uso de las células madres para reparar el daño pulmonar o curar enfermedades como la Fibrosis Quística

Sabemos que la reparación celular no es una realidad por ahora pero quizás en los próximos años tengamos importantes avances con estas líneas de investigación.
Bibliografia:
Stem cells for lung disease-, Loebinger M ,Janes S.- Chest 2007,132:279-285

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada